José Jiménez Jiménez ‘Saleri’

Cuando me pongo a escribir sobre un personaje, empiezo por relacionarlo conmigo mismo o con la persona que me haya facilitado datos para animarme a escribir. Cuando murió ‘Saleri’ contaba yo menos de ocho años, pero lo recuerdo con su sombrero de ala ancha, su reloj en el bolsillo del chaleco y su bastón paseando por la calle Real, camino del Bar España y del Bar España a su casa.

Nació ‘Saleri’ el día 6 de enero de 1.871, hijo de José Jiménez y de Ramona Jiménez ‘Tía Ramona la Chicha’. Me remito al libro que publicó Ramón Jiménez Jiménez titulado Recuerdos de mi familia. En él dice: “Tía Ramona La Chicha, que se dedicaba a vender a dita por los domicilios y que fue madre de un banderillero muy famoso llamado ‘Saleri’, que actuó en las cuadrillas de los toreros Fernando El Gallo (padre) y de sus hijos Rafael Gallo y de Joselito Gallito, y atravesó el ‘Charco’, tres o cuatro veces, como él contaba y que se dedicaba últimamente a la venta de alhajas”.

Fue bautizado en nuestra parroquia al siguiente día de nacer e inscrito en el reciente creado Registro Civil con el número 9. El origen de su nombre artístico, era costumbre de la época a todo aquél que fuese aficionado a la tauromaquia apodarlo con el nombre de un famoso torero, así por aquellos años hubo un torero llamado Juan Sainz Martínez ‘Saleri II’ (1.891-1958), de ahí que se le quedara el nombre. En nuestro pueblo no fue este un caso único de atribuir como mote nombres de toreros, hoy aún hay familias que lo llevan, como por ejemplo ‘Los Manoletes’, ‘Los Belmontes’, ‘Los Chicuelos’, ‘Los Litris’, ‘Los Esparteros’, ‘Los Seris’ y algunos más que en estos momentos no recuerdo. En el terreno profesional, como banderillero, su primer matador fue Fernando Gómez García ‘Gallo’ (1847-1897).

Después paso a la cuadrilla de su hijo Rafael Gómez Ortega ‘Gallo’ (1882-1960). Este torero se casó en 1911 con Pastora Imperio (Pastora Rojas Monge). El matrimonio duro un año y después Pastora Impero contrajo matrimonio con Rafael Vega de los Reyes ‘Gitanillo de Triana’. Se cuenta que ya por esa época nuestro personaje ‘Saleri’ se dedicaba a vender alhajas y aprovechaba para vender por Perú, Bolivia, Uruguay y México, pero con un ingenio muy de buen visueño. Después de la corrida, ya de noche, Pastora Imperio actuaba en las salas de fiestas y casinos. A Pastora, que era una morena muy atractiva, siempre le salía alguien que se la quería ligar. En ese momento entra nuestro ‘Saleri’ y le animaba a que le comprara una pulsera, unos sarcillos, una cadena… él los incitaba y les decía que con un regalo de esa categoría seguro que lo conseguiría, y así de ciudad en ciudad iba vendiendo las mismas alhajas.

También fue banderillero del gran Joselito, así lo acredita una foto que desde hace más de cien años está colgada en el Bar España (antes casino). La foto es de Joselito de gran tamaño y con una dedicación en la que se lee  “A mi buen amigo y antiguo banderillero José Jiménez ‘Saleri’, hoy corredor de alhajas, de su amigo José Gómez ‘Gallito’. Sevilla 12 de agosto de 1912”.

Cuando terminó su actividad taurina, volvió a su pueblo y se dedicó a la venta de alhajas. ‘Saleri’ y sus historias le hicieron personaje imprescindible en la vida cotidiana, en especial en el Casino, que luego pasó a ser el Bar España. Hablaba de cosas curiosas, de políticos, de militares, mujeres de la vida. Una de las historias que contaba era que había visto árboles que no lo podían abarcar entre ocho personas. También comentaba que en México, al que tenía deudas le colocaban un hombre vestido de coloraito y se convertía en su sombra. La gente decía que era muy exagerado, pero el tiempo le dio la razón.

Era un hombre relacionado con todo el mundo del arte. Su amiga fue la bailaora Amalia Molina, entre otros personajes de la farándula. Gracias a su intervención se pudo escuchar en nuestro pueblo la inolvidable voz de Pastora Pavón ‘Niña de los Peines’ en sus primeros pasos, siendo aún muy joven. En aquellos años El Viso tenía una plaza de toros y él por sus conocimientos era asesor taurino de la Presidencia durante las corridas.

Tengo en mis manos un recorte de prensa, desconozco de que periódico se trata, que se lee: “Habla el hombre de la calle, José Roldán Díez, industrial, corresponsal de prensa y promotor de excursiones automovilistas.

“— ¿Bastantes actividades en su vida?
— Bastantes.
— ¿De cuál quiere que nos ocupemos con destino a nuestros lectores?
— Hablemos de la organización
¿De viajes?
— No, de la organización de un homenaje.
¿También se ocupa de ello?
— Por una vez y porque bien lo merece el homenajeado.
— ¿De quién se trata?
—De un viejo y veterano banderillero: José Jiménez “Saleri”.
— ¿Viejo y veterano?
— Ochenta y tres años de edad y perteneció a las cuadrillas de Fernando y Rafael “El Gallo”.
— Bien merece este homenaje José Jiménez “Saleri”.
El Viso entero se halla interesado en el mismo.
— ¿Viso del Alcor?
— de Donde es y reside.
— ¿Retirado de la profesión?
— ¡Naturalmente! Con el dinero que obtuvo de los toros compró al retirarse allá en su pueblo natal, unos olivares, pero como él dice, ya está comiéndose los últimos olivos, ahora se dedica a la compra y venta de alhajas, oficio que domina perfectamente, puesto que en el transcurrió la mayor parte de su vida.
— ¿Por afición?
— Sus aficiones siempre fueron la caza, los toros y su negocio. De estas dos últimas ha vivido y vive.
— Quedamos que de los toros, no
—Del corretaje de alhajas.
¿En qué va a consistir el homenaje?
— Se ha dividido en dos partes; la primera se celebró el pasado día 6 de enero, fecha aniversario del nacimiento de “Saleri”, con una solemne misa y un reparto de pan a los pobres por el homenajeado.
— ¿y la otra parte?
— la preparamos para finales de mes y consistirá en un vino a la que asistirán toreros y numerosos aficionados sevillanos.
— ¿Usted es el único organizador?
— Existe una pequeña Comisión integrada por el secretario del Ayuntamiento del Viso, Don Augusto Macías; el procurador Don Arsenio Martínez Sánchez, el labrador Don Joaquín Roldán Vergara y un servidor.
— ¿Mucho trabajo en el intento?
— Tiene sus puntadas la cuestión, pero lo merece Pepe Jiménez, el vecino número nueve del Viso.
— ¿Cómo el vecino número 9?
—Sí es el número que ostenta en el Registro Civil de la localidad.
— “Saleri” es famoso por muchas cosas.
— Por muchas. Es un libro viviente, de grandes anécdotas
— Al que tendremos que homenajear algún día-
— Lo merece.
¡Pues dicho queda!
J.M.B.”

‘Saleri’ era soltero, vivía en la casa de su propiedad, sita en calle Real 18. Le cuidaba una sobrina de un primo hermano que se llamaba Rosario ‘la Garita’, más conocida como ‘La Chica la Garita’, mote familiar también de ‘Saleri’. Se cuenta una historia que le ocurrió. Resulta que ‘Saleri’ vivía más en el Casino (Bar España) que en su casa. Un día llego pasadas las cinco de la tarde a almorzar, su sobrina le puso un plato de cocido y ‘Saleri’ le replicó — Chica estos garbanzos están duros — a lo que le contestó — Pues haber venido a tu hora—, de ahí que cuando alguien dice una cosa sin sentido se diga “Tienes menos asunto que La Chica La Garita”.

Fue un magnifico bailaor de sevillanas, incluso dio clases a jóvenes. Tenía una forma muy peculiar de enseñar, se colocaba detrás de la aprendiz y saltaba entorno a ella. En las fiestas de la Santa Cruz era imprescindible, en las casetas era la mayor atracción, no había mujer que no bailara una sevillana con él.

El dos de febrero de 1954 fue sin duda un día muy especial para nuestro pueblo. Fue el año de la nevada. Como era de esperar la nevada que empezó anocheciendo, le pillo a “Saleri” en el Bar España, y allí sentado con otras personas al calor de las brasas que trajeron de la panadería Matías, pasó la noche.

‘Saleri’ no pudo celebrar el homenaje que le estaban organizando pues el día 21 de febrero de 1954 falleció a la edad de 83 años. Fue enterrado en el cementerio San Francisco en el nicho 599. Pepe, como le decían sus amigos, tuvo un hermano llamado Francisco, sus sobrinos eran Elisa, Diego y José ‘de Garo’.

Termino esta historia, con una poesía que en la Revista de la Santa Cruz de 1955 escribió un visueño llamado Ramón López de Tejada (hijo de Ramón López de Tejada Burgos, conocido como ‘el Cabra’ y que murió en el frente durante la guerra civil de 1936-1939.

¿Quién falta en la calle Real?
¿Quién en el Viso está ausente?
Quien no saludará a la gente
¿Con su gracia natural?
Quien no presidirá festejos
¿En la placita visueña?
Un hombre que está muy lejos
Que con los Ángeles sueña.

Una sombra de tristeza
Habrá este año en la Cruz,
Falta un hombre que nos deja
Para acercarse a la Luz.

Pero allí en el alto Cielo,
Junto a los Serafines,
donde aprendió el postrer vuelo
de la tierra en que nació.
Y en el palco de la Gloria,
parece lo estoy viendo yo,
presidirá las corridas
de nuestra fiesta mayor.

José Jiménez Saleri:
Tu pueblo no te olvida,
que olvidar es una cosa
que el pueblo nunca aprendió.
Y entre vino y alegría,
piropos y animación,
es este pueblo muy grande,
tiene mucho corazón,
para dejar de ofrecerte
y rezarte una oración.

Quiero dar las gracias a Francisco-José Sánchez Jiménez, (nieto de Francisco, hermano de ‘Saleri’), a Antonio Díaz Bonilla, Rafael Vázquez Vázquez y Rosario Jiménez Vega, que me han facilitado muchos datos. Pasado el verano volveremos a sacar del rincón del olvido a otros personajes.

José María López Moreno.