Un Miércoles Santo pasado por agua

Las previsiones se cumplieron y la jornada del Miércoles Santo quedó bajo la influencia de la borrasca Nelson, que apunta a ser la protagonista en lo que queda de Semana Santa. Unas condiciones meteorológicas que hicieron que por unanimidad, la Junta de Gobierno de la Hermandad de El Cautivo tomara la decisión de suspender la salida procesional de la cofradía.

No obstante, y según dictan las reglas de la corporación, sí se llevó a cabo una estación de penitencia en el interior de la parroquia con un acto piadoso de oración a través del rezo del Santo Vía Crucis junto al Señor Cautivo y la Virgen de la Amargura.

De momento, solo La Esperanza ha podido hacer su estación de penitencia por las calles de la localidad. Tanto la Sagrada Entrada, el pasado Domingo de Ramos, como El Cautivo, este Miércoles Santo, no lo han podido hacer a causa de la lluvia.