La calle Horno queda abierta al tráfico y estrena señales específicas de zona residencial

En noviembre de 2017 se daba a conocer el proyecto de actuación en la calle.

Por primera vez, se incorporan a la localidad las señales S-28 y S-29, en la que da prioridad al peatón pero que no prohíbe la circulación de vehículos por esa calle. 

La Policía Local ha procedido este jueves a la apertura al tráfico de la calle Horno una vez han terminado las obras de remodelación. De ahora en adelante, no sólo se estrena la peatonalización, sino que a la vía se incorporan dos señales específicas de zona residencial, siendo la primera vez que se colocan en la localidad. Son la S-28 y S-29.

Y es que la calle Horno pasa a ser peatonal pero la circulación de los coches no está prohibida. No obstante, como recoge la primera de las señales, la prioridad es del peatón y éstos no pueden estorbar inútilmente el paso de los vehículos, que no podrán superar la velocidad máxima de 20 kilómetros horas. También queda prohibido estacionar en esta calle y la señal dotada permite juegos y deporte, aunque por la pendiente de la calle, va a resultar difícil.

Unas obras que han dado mucho que hablar, ante las quejas de los vecinos y la denuncia hecha en su día por la oposición.

Compartir