Mujeres con cáncer de mama y el camino de Santiago, protagonistas de una nueva muestra fotográfica

"Cuatro+nueve" se inaugura el viernes 11 de enero en el Centro Cultural Convento del Corpus Christi y recoge la experiencia terapéutica de 13 mujeres peregrinas que sufren esta enfermedad

El delegado de Cultura, Juan Jiménez, con el cartel de la exposición "Cuatro+nueve".

“Cuatro+nueve” es el nombre de la muestra fotográfica que se expondrá del 11 al 27 de enero en el Centro Cultural Convento del Corpus Christi. Esta exposición recoge 49 fotografías sobre la experiencia terapéutica del Camino de Santiago vivida por 13 mujeres con cáncer de mama que este verano realizaron dicha peregrinación acompañadas por familiares y profesionales sanitarios del Hospital de Valme.

Las vivencias de estas mujeres han quedado plasmadas por las fotografías de Isabel Orta, enfermera del hospital de Valme. En cuanto al aspecto metafórico del título de la exposición, la autora ha explicado que “siete fueron las etapas que nos llevaron hasta alcanzar la mar, séptimo fue el mes que cobijó nuestro esfuerzo, luego siete por siete son 49, que a su vez suman el número de los peregrinos de este camino más nuestro guía y 49 el número de imágenes expuestas en esta muestra”. Por último, Isabel Orta ha aclarado que “cuatro + nueve son 13, las mujeres que luchan y vencen, que enseñan a amar la vida, a tener esperanza y mostrar la mejor de sus sonrisas”.

La muestra, cuya inauguración tendrá lugar el viernes 11 a las 18.00 horas, recoge en imágenes las siete etapas del itinerario elegido para el camino: desde Santiago de Compostela hasta Muxía, pasando por las localidades de Negreira, Santa Mariña, Hospital, Cee, Fisterrra, Lires. En total 122 kilómetros de esperanza, fortaleza y ejemplo de vida aportado por 13 mujeres afectadas por cáncer de mama que la enfermera Isabel Orta ha sabido captar en su cámara.

El delegado de Cultura y Salud, Juan Jiménez, ha señalado que la exposición «pretende transmitir un mensaje de esperanza a mujeres que han pasado por este mismo trance demostrando que, a pesar de la enfermedad y siempre que su edad y estado físico lo permitan, son capaces de llevar una vida normal y activa como cualquier otra persona”.