“Es difícil encontrar unas palabras que sirvan de consuelo y aliento”

La Madrugá más silenciosa ha dado paso a la mañana de Viernes Santo más desierta que se pueda recordar en calle Convento por muchas y más páginas de historia ya escritas y las que quedan por escribir sobre la cofradía de los Nazarenos de El Viso, donde la tradición y el fervor se entremezclan hasta dar forma a uno de esos momentos que define la Semana Santa visueña.

La estampa, además de doliente, es inusual en la mañana de un Viernes Santo. Es como si hubieran “robado la mañana del Señor de El Viso”. Así se ha referido Javier Bonilla en un vídeo publicado en redes sociales. Para el Hermano Mayor de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, “es difícil encontrar unas palabras que sirvan de consuelo y aliento” ante un momento, añade, “inédito, aciago y difícil”. No estarán los pasos de la cofradía en la calle pero, continúa, “aun con ese dolor, saquemos fuerzo, nos reunamos en familia y vivamos en el recuerdo nuestra cofradía nazarena”, señala. Es lo que está haciendo la hermandad del Señor de El Viso a través de las redes sociales con una cuidada programación de contenidos.

Javier Bonilla ha tenido palabras también muy sentidas para “sanitarios y cuantos están en la primera línea de la batalla de esta enfermedad” y un recuerdo muy especial para “los más mayores” y para los que “han perdido la vida” en esta pandemia. Por último, invita a sus hermanos a vivir lo que está por venir, “un aniversario de gozo, de disfrute, algo bueno, muy bueno, nos tiene reservado el Señor después de estos dolorosos días”. Son 350 años de la imagen de Andrés Cansino en El Viso y es el aniversario que va a seguir conmemorando la hermanad nazarena en este 2020.