“Este batiburrillo que nos ha puesto en bandeja el Estado de Alarma es oro para nuestra forma de ver la cultura”

Desde 1996, dos visueños y hermanos, Pedro y Benito Jiménez, vienen desarrollando proyectos de experimentación audiovisual en directo en multitud de formas. Ellos, como todos, viven esta situación con la lógica preocupación y tristeza “por la gente que está muriendo, la situación de irrealidad y pensando en la gente que está cerca del bicho”, confiesan. En una entrevista a El Periódico de Extremadura, reconocen que “la primera semana nos liamos la manta a la cabeza y participamos en un festival en streaming presentando nuestra pieza ‘Borderhack sobre fronteras y donde ya incluimos cosas como las caceroladas al Rey y la petición de medidas económicas más sociales como la suspensión del pago de alquileres” pero con el paso de los días están comprobando que “este batiburrillo que nos ha puesto en bandeja el Estado de Alarma es oro para nuestra forma de ver la cultura”.

De hecho, estos dos hacktivistas visueños avanzan que están “recopilando imágenes y sonidos como los de esta Semana Santa, que algunas imágenes cuando las veamos dentro de uno o dos meses nos van a parecer ciencia ficción”, indican en una referencia, señalan, “a las grandes dosis de iconoclasia popular: nazarenos y nazarenas bailando sevillanas, saetas cantadas a las calles vacías, autobuses que simulan el paso de costaleros o mujeres que se ponen la mantilla en una cinta de correr”.

Pese a que son conscientes del “momento de shock” que atraviesa el sistema económico, ético y político, se cuestionan si “¿nos podemos permitir la gente del arte no aprovechar nuestra capacidad y relevancia para hacer discursos vacíos? Para nosotros el discurso político no es un ingrediente más, es la base de nuestro trabajo. Sí que es verdad que es muy explícito pero también porque pensamos que hay que unir los espacios de la diversión, el baile, el goce, con los de pensar, activar y reaccionar ante la mierda que tenemos encima”, finalizan.