Western, humor y suspense en ‘El Sheriff’, la nueva novela de Jordi Hortelano

Caminar (entiéndase leer) despacio y estar alerta son las claves para entender la historia de El Sheriff, la nueva novela del escritor Jordi Hortelano. De la conjugación sublime de géneros antagónicos surge esta obra cuyo hilo conductor es la historia de un antihéroe que decide ir en busca de aventuras y emociones antes de que la rutina lo consuma por completo. Su periplo se ve interrumpido cuando llega a un pueblo del antiguo Oeste americano y, sin conocerlo ni preguntarle siquiera su nombre, un señor lo nombra sheriff del lugar. Pese a su intención de renuncia, una serie de sucesos encadenados se lo impedirá, y pronto descubre algo que le helará la sangre.

Hay obras que, por su originalidad en la forma y en el contenido, han sido objeto de debate por parte de la crítica a la hora de ser catalogadas en un género. Es también el caso de El Sheriff, que combina de forma magistral lo absurdo y el humor sarcástico con el suspense, pasando por el costumbrismo, las novelas clásicas del oeste, el horror y el romanticismo, todo ello contenido en un estilo narrativo que al lector le sorprenderá.

De indudables inspiraciones quijotescas, esta novela se ambienta en un pueblo del Oeste americano ubicado en España en el año 2020, un conflicto espacio-temporal que forma parte del misterio. En la novela, en la que el autor no duda en reflejar su pasión por el western, aparecen numerosas referencias cinematográficas, literarias y musicales. Pese a este trasfondo temático de gusto retro, esta condición no impide al lector alejado de los clásicos del Oeste adentrarse en una novela “fuera de lo común” cuyo interior, según Jordi Hortelano, “esconde algo inimaginable”.