Una hermandad de San Juan en El Viso

Hoguerita.

Con el verano, son muchos los pueblos y ciudades que se preparan, afanan y engalanan para disfrutar de una Fiestas en honor a San Juan, donde el fuego es un elemento clave e indiscutible de las mismas. Con este artículo me ha parecido interesante acercar estos breves apuntes sobre una hermandad que existió en nuestra localidad, ya desaparecida, la Hermandad de San Juan. Pero antes, conozcamos algo más de estas fiestas. Llamada también víspera o noche de San Juan se conmemora el nacimiento de San Juan Bautista el 24 de junio. Como otras muchas fiestas cristianas, esta se relaciona con antiguos ritos paganos previos al nacimiento de Cristo. También hemos de hacer mención a la llegada del solsticio de verano y la noche más corta del año en nuestro hemisferio norte o la más larga en el sur.

Con hogueras, muy tradicionales en el mediterráneo europeo, se festejaba la llegada del verano, ritos quizás que buscaban y pretendían dar mayor fuerza al Sol. No podemos olvidar tampoco el efecto purificador que se creía tenía el fuego para quienes lo contemplaban. Por ello, no solo en nuestro pueblo hemos tenido hogueras el día 7 de diciembre con nuestras tradicionales “hogueritas”, sino que antaño debió haberlas también en el mes de junio, y en honor, como decimos, a San Juan. Gracias a las hemerotecas hemos encontrado noticias de la Hermandad de San Juan de El Viso del Alcor, que como venimos señalando organizaba festejos en honor a este santo. Noticias que proceden de los años veinte, desconociendo, por el momento, cuando finalizó su existencia.

Así, por ejemplo, en junio de 1926 tendría lugar una procesión religiosa, el mismo día 24, la calle Rosario se exornaba con iluminación eléctrica, y donde se instalaba una caseta montada por la propia hermandad, caseta que incluso funcionaba en los días de la Cruz. Se instalaban mástiles y arcos, había fuegos artificiales. Para el disfrute de los visueños y visueñas había conciertos a cargo de la banda de música del maestro Juan Sánchez García “maestro Seri”, con otras actividades lúdicas como elevación en globos, bailes populares y otras diversiones.

Las fiestas solían comenzar un día antes, el veintitrés, teniendo como eje central el veinticuatro y alargándose un día más. Como decía no se sabe cuando deja de existir dicha hermandad, pero si tenemos constancia de que estas fiestas, al menos, se venían celebrando como mínimo desde el siglo XVII, “…Que el cura tenga cuidado conforme a su obligación de no permitir se hagan fiestas y bailes los días de San Juan y Santa Cruz en las calles con mezcla de hombres y mujeres…”.

Por otra parte, sabemos que el 21 de julio de 1936 la Iglesia Parroquial sufrió destrozos y desperfectos, entre las pérdidas un lienzo de San Juan Bautista que se encontraba en el altar de San José, y una talla también de San Juan ubicada en el altar de la Inmaculada, y que podría ser la que salía en procesión el día 24 de junio. Por tanto, cabe la hipótesis que a partir de este momento dejase de existir procesión tal cual hemos comentado. Por último, José María López Moreno nos comentaba que Julián “el barbero” (fallecido en los años setenta) parece que fue su hermano mayor, siendo esta una hermandad de profesionales, en especial del gremio de los zapateros. A todo aquel o aquella que lea estas líneas y pudiese aportarnos información me dirijo, pues podríamos recuperar trozos de nuestra historia. Feliz verano.

Baldomero Alba Lara
Profesor de Geografía e Historia
Presidente de ACAV