Octubre de 1925: el Casino de la Unión Patriótica

En septiembre de 1923 el general Miguel Primo de Rivera instauraba una Dictadura con la idea de cambiar el rumbo del país. Paralelamente, comenzó a fraguar una idea, pues lo hecho hasta ahora no era suficiente para la búsqueda de la regeneración de España, y poner fin así a la oligarquía y al caciquismo. Pensaba en la necesidad de una nueva Política, de gente nueva e ideario distinto. Y que mejor para cristalizar este pensamiento y deseo que la creación de un nuevo partido político, el cual se hiciese cargo de la administración del Estado.

Este nuevo partido sería la Unión Patriótica, que se configuraría como una asociación de ciudadanos de buena voluntad, que debía sustituir a los tradicionales y arcaicos partidos hasta el momento, acusados de corrupción. Con la Unión Patriótica se daría soporte al nuevo régimen, pero sería un partido de carácter personalista, con un único líder, Miguel Primo de Rivera. Era un partido que dejaría de tener sentido llegado el final de la Dictadura, desapareciendo así con ella.

A partir de 1924 fueron surgiendo de forma paralela casinos y círculos de la Unión Patriótica en muchos pueblos y ciudades, una vez que estaban constituidos los comités de dicho partido. Su inauguración supondrían días de carácter festivo, como ocurriría en El Viso, engalanándose algunas calles con colgaduras, luciendo las mujeres sus mejores galas, tal como recogía la prensa de la época.

Corría el mes de octubre de 1925. En la tarde del domingo 18 se llevaba a cabo la inauguración del Casino de Unión Patriótica, aprovechando que se inauguraba un nuevo edificio que albergaría las oficinas del Ayuntamiento, así como un Juzgado municipal y Escuelas. Actos que contaron con la asistencia del entonces delegado gubernativo Juan Borges y las representaciones de los Ayuntamientos vecinos de Mairena del Alcor y Alcalá de Guadaira, con sus alcaldes a la cabeza. No obstante, la cosa no estuvo exenta de ciertas dificultades, y un año antes parecían haber obstáculos para la apertura de este casino, aunque por las autoridades se aseguraba su pronta realización. En diciembre, fue objeto de grandes comentarios el traslado de fecha para la elección de Junta directiva para el casino.

“El edificio destinado a Casas Consistoriales, situado en la calle Real, muy espacioso y bien decorado. El mobiliario es nuevo y de estilo moderno. Aquello, en fin, es un suntuoso palacio, comparado con el local del antiguo Ayuntamiento, que solo constaba de una pieza”, decía la prensa sevillana.

Las dependencias fueron bendecidas por Primitivo Tarancón, auxiliado por el presbítero Juan Moreno Lasso de la Vega. Estuvo presente la banda municipal que amenizó el acto. Posteriormente, se desplazaron a los locales que funcionarían como juzgado y colegio de niños.

Después de las visitas, las autoridades e invitados se dirigieron al Círculo de la Unión Patriótica, para proceder igualmente a su inauguración. “Los espaciosos y elegantes salones del nuevo Casino se hallaban materialmente ocupados por numeroso público… Ante la gran cantidad de personas que había, nos trasladamos a la planta baja…”. En primer lugar, intervino José Díez Jiménez, alcalde de Mairena, que elogió la figura y labor realizada por Salvador Fernández, que era el alcalde en estos momentos.

Al levantarse el alcalde visueño, “…estalló una estruendosa ovación.”, que emocionado realizó un breve repaso a la gestión municipal. Por último, el delegado gubernativo elogió al Ayuntamiento, que terminó pidiendo un aplauso para el Ejército de África.

Este casino estuvo situado en la calle Real, frente a las Casas Consistoriales, aunque en 1928 se encontraba en C/Real nº53 y el 28 de enero de 1929 en C/Real nº55. En idénticas fechas nos aparece el “Círculo de la Unión”, en C/Real nº49 en un primer momento, y en el 51 después, posiblemente en el antiguo local del Círculo Conservador, esto es en el nº53 y que aún en 1929 existía, pues en fecha 25 de enero de 1929 y 9 de marzo de 1933 encontramos al Casino Conservador en C/Capitán Sediles, en un local de 130´5 metros cuadrados.

Hay que señalar la inconstancia del Círculo Conservador durante estos años, que en 1927 estableció su sede en la calle Real nº35. Círculo adscrito al antiguo y poderoso Partido Conservador, que dominaría junto al Partido Liberal la política nacional durante años. Tras estos actos pasearon por algunas calles de la localidad, para trasladarse finalmente al domicilio del alcalde, donde se sirvió una comida y a la que el delegado no asistió por sentirse algo indispuesto. Al término, tendría lugar una actuación de una comparsa de campanilleros, cante flamenco… y un nuevo paseo por el pueblo. La prensa mostraría sus agradecimientos también a Claudio León por sus atenciones con los visitantes.

El día 19 de octubre se recibía un telegrama de felicitación por parte de Juan Borges, en el que indicaba que “…al asistir en la tarde del día de ayer a los actos celebrados en esa villa con motivo de la inauguración… con la doble personalidad de Delegado Gubernativo y representando a la primera Autoridad de la Provincia he podido apreciar de manera indudable el efecto, consideración y respeto de todo ese vecindario al Ayuntamiento de su presidencia, así como la máxima adhesión unánime del mismo a S.M. el Rey (q.D.g), Gobierno y Autoridades todas y considerando que todo ello es debido muy particularmente a la confianza que inspira esa Corporación a sus administrados, por su justo, honrado y mesurado proceder, me complazco en dirigirle este escrito para felicitar al Ayuntamiento de su presidencia hacerle saber que en el día de hoy he dado cuenta telegráfica al Gobierno civil de la Provincia de la brillantez de los actos realizados en los que se espiró el más puro patriotismo, así como el mayor optimismo de ese vecindario obedeciendo todo indudablemente a su laboriosísima y meritísima gestión…”.

Baldomero Alba Lara
Profesor de Geografía e Historia IES Munigua